lunes, febrero 14, 2005

El Extraño caso del Dr Zito (II)

No me sorprendí cuando nuestras Fuerzas Armadas decidieron que el primer objetivo no sería Klendathu, el hogar de las Chinches, sino el Planeta P, lugar remoto y desértico, pero no menos peligroso. Informes secretos sugerían que le Chinche Cerebro tenia allí su cubil. Mientras tanto, la ocultación de la verdad continuó. Se exigió a la CNN y a las demás cadenas y medios escritos que difundieran la noticia de que el objetivo era en realidad un país llamado Afganistán. Asumiendo que no se podía ocultar la movilización de miles de jóvenes, se pensó al menos levantar una cortina de humo. La Chinche Cerebro no podía, no debía saber que la habíamos localizado. Ante el riesgo de una posible interceptación de nuestras comunicaciones, se pasó a denominarla con un nombre en clave. Su código era “Bin Laden”.

A pesar de la conspiración gubernamental, el parecido entre La Chinche Cerebro
y la tapadera llamada "Bin Laden" era epatante.


Fue entonces cuando comenzó el bombardeo del Planeta P. Era necesario minimizar las bajas. Demasiadas vidas perdidas pondrían en peligro el futuro del Orden Establecido. Pero yo ya sabia que la devastación de la superficie sería inútil. Como predijo Verhoeven, la Chinche Cerebro había sobrevivido escondiéndose en la miríada de túneles que socavaban el subsuelo del planeta. Si queríamos la victoria completa, habría que ir a buscarla allá dentro. Ese fue el objetivo de la operación “Tora-tora”, cuyo nombre provenía de una cordillera montañosa de Afganistán donde, por supuesto, nada ocurría mientras tanto. Todo lo que oísteis era tan solo pura desinformación.


Valientes soldados patrullan los tuneles de la
oficialmente llamada región de “Tora-tora”


Sin embargo es en este punto donde los hechos se hacen más oscuros y comienzan a bifurcarse. Verhoeven profetizo que, tras singular batalla, la Chinche cerebro sería finalmente capturada y vencida. Sin embargo, transcurrieron los meses y nada pareció suceder. El Planeta P se olvidó. Se dijo que sería mejor invadir Klendathu; que aquella llamada “Bin Laden” no era la única Chinche Cerebro; que tenia conexiones que formaban una red y que tenían que ser destruidas a toda costa.


“Bin Laden,” ¿capturado?

¿Se equivoco Verhoeven en sus visiones? ¿Cómo, si hasta el momento los hechos no se habían apartado de ellas en lo mas mínimo? No tiene sentido. Solo hay una conclusión lógica. La Chinche Cerebro fue, en realidad, derrotada. La guerra contra las Chinches terminó. No hay ninguna amenaza. Nadie nos ataca. Ahora bien. Os estaréis preguntando “entonces ¿por qué siguen movilizados los ejércitos? ¿contra quien se está luchando ahora?”

¿De verdad queréis saber la respuesta?

3 Comments:

At febrero 14, 2005 10:33 p. m., Blogger werden said...

Bueno, paralelismos hay si... Pero siempre crei que Laden se parecía más a Fu Man Chu:

http://werden.blogspot.com/2004/04/supervillanos-pop.html

 
At febrero 15, 2005 3:35 p. m., Blogger absence said...

oh!

 
At febrero 15, 2005 4:08 p. m., Blogger Dr Zito said...

oh!?

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home