viernes, marzo 18, 2005

Cambios y agitación

Se viven momentos de agitación y cambios en el Hogar Zito y en los Fríos Exteriores en general. El invierno es, definitivamente, un juguete roto. Aunque esto tampoco constituye una excelente noticia: Nos esperan tres estaciones prácticamente idénticas entre si.

Decía Josep Pla que en verano ansiamos el orden, la tranquilidad y el reposo porque en mitad de la canícula nos recuerdan como es el frío (Sí ya sé, tenemos el aire acondicionado. Pero Pla no vivió para contarlo). En invierno, en cambio, buscamos el caos, el desorden, la impredecibilidad, que entonces nos provocan sensaciones parecidas al calor. A mi ni me ocurre lo mismo. Al menos musicalmente. Languidece el invierno y vuelvo a poner en el cajón el recopilatorio de New Order, los remixes de Depeche Mode o el Kid A de Radiohead que han estado sonando machaconamente en el Hogar Zito durante meses. Hoy escuchaba a The Distillers mientras venia para acá y la voz de Brody Dalle sonaba más urgente, más visceral, más Kurt que nunca. Courtney en bragas. Verán que aun no me he recuperado muy bien del Nirvanazo, como lo llama Tones. 17. ¿Para qué quieren mas explicaciones?

Y además hoy comienza en la Filmoteca Exterior un ciclo de cine americano de los 70 inteligentemente llamado “Grupo Salvaje: Cine americano 1969-1980” (aun no les he hablado del ciclo de cine pulp japonés de los 60 y 70 que sufrí poco antes de abrir el gabinete…) Pequeña Morla y yo veremos tres de las que proyectan a lo largo de la semana. Les mantendré informado. En cualquier caso, una bienvenida alteración de esa rutina que hace que las semanas se precipiten una detrás de otra.

Pero la gran novedad es que la banda ancha ha llegado al Hogar Zito después de mucho pensar, buscar y comparar. Con ello se abre un paisaje al que no le veo límites. Algo parecido a lo que deber ser morirse y descubrir que tienes toda una eternidad para descubrir el universo. Ustedes, los más puestos en esto de la computación, ¿recuerdan cuando descubrieron el P2P, los torrents, y estaban hambrientos, muy hambrientos por conocer, por aprehender ya fuera por motivos “honorables” o simplemente para poder fardar? Todos estos instrumentos y tecnologias nos sirven tal vez para sobreponernos a nuestras inevitables limitaciones espaciales y temporales. Por ejemplo. Tengo vagos recuerdos de Godzilla, y normalmente por motivos ajenos a sus películas: Demasiado joven. O todos esos discos que no podía permitirme comprar: Demasiado pobre. O los comics que nunca me atreví a abrir: Demasiado ignorante. Todo eso se transforma ahora en una nueva y casi única limitación: Insuficiente tiempo. No solo aquí y en este instante. También en el largo plazo, allí donde nuestra probabilidad de supervivencia se reduce a cero. Me conformo con poco: Ayer aprendí lo que es un torrent. Pero de momento la abrumadora perspectiva de ir minuciosamente desgranando todos los posts de Absence me tiene paralizado.

Y otra noticia. De aquí a prácticamente una semana comienza la vigésimo séptima temporada de Dr. Who, un personaje con más de 40 años de existencia y del que soy fan a rabiar, pero diletante; una especie de Feliz Rodríguez de la Fuente del espacio-tiempo, pero con la capacidad de reencarnarse. La cuenta atrás ya ha comenzado. Por lo pronto, el bombardeo se abre con “El Dr. Who contra los Daleks” en la televisión. Me estoy planteando seriamente la posibilidad de dedicar el Gabinete al Dr. Who durante toda la semana próxima como celebración de tan magno acontecimiento. ¿Qué les parece a ustedes?

1 Comments:

At marzo 22, 2005 1:05 a. m., Blogger werden said...

Usted mismo, pero creo que lo último que vi de él era principiochentero, así que voy a tener que reconocer al pobre hombre por la bufanda ridícula que usaba.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home