martes, marzo 29, 2005

Una patada en el estómago



Si el Dr Who no se hubiera interpuesto en mi camino la semana pasada ya les habría hablado hace tiempo de Bloc Party. Ahora tal vez ya sea demasiado tarde. Ya se ha esfumado parte de mi inicial entusiasmo y además estoy pasando un sarampión iconoclástico. Y para colmo ustedes posiblemente habrán ya construido sus prejuicios correspondientes. Cómo hago yo para que ustedes dejen de odiarles. Porque a estas alturas habrán oído repicar a treinta mil personas diciendo que este mes, esta semana, le toca a Bloc Party molar. ¡Pero si hasta en el Newsweek ya los han diseccionado con una formula matemática!



Probemos esto. Están ustedes sentados una noche o una madrugada de sábado en su casa delante del televisor viendo la teletienda o el telediario tercera edición, pero sus pensamientos no están en esa escena. Porque ustedes están hartos. No deprimidos, hartos, repito, de la/el ex que no acaban de erradicar de su memoria cada vez que se lo hacen con el recambio, que por una vez les hace demasiado caso.

You told me you wanted to eat up my sadness.
Well jump on, enjoy.

Hartos de todos esos que soportan colas galácticas para entrar en la Academia, la Casa, el Lupanar, lo que sea.

She said I'm going use my teeth and my claws. She said I'm going use my teeth and my breasts. I'm gonna make it happen.

Hartos de que les ordenen madurar, hacer dinero, comerse sus sueños con patatas. Y también hartos de esos que salen por la tele, con bigote o sin bigote, subiendo y bajando de un helicóptero, pioneros de la democracia, mientras ustedes conducen un coche que apenas consume.

Just like his Dad, just like his Dad (the same mistakes).

Y sienten una patada en el estomago. Y se sienten eléctricos, incandescentes. Y dan un portazo. A tomar por culo.

Eso es Bloc Party.

Que si. Que han oído mucho a Gang of Four y a Joy Division. Y a mi qué, si las letras se descabalgan y rebosan sus angulosos versos. A mí qué, si destilan lirismo desesperado, si gracias a la voz de Kele Okereke (¿quién?), medio y mensaje se funden. De acuerdo, no son perfectos. Vale, no son como aquella patada en el estómago. Pero, are you hoping for a miracle?



Dios, que raro estoy.

5 Comments:

At marzo 30, 2005 12:17 p. m., Anonymous R said...

Dr.: Voy a empezar a sospechar de su credibilidad. No porque nos ponga aquí cosas como de RockdeLux, eso no lo juzgo, pero es que me he dirigido a un par de sitios a partir de sus link ahí a mano izquierda y, en todas y cada una de las pestañas se me ha abierto la página de El País. Exijo una explicación. ;)

 
At marzo 30, 2005 12:33 p. m., Blogger Dr Zito said...

Pues anda que los suyos! :P
Y no se como tomarme lo de Rockdelux, yo eso no lo he leido en mi vida. Yo leia el NME para poderme sentirme guay hasta que deje de comprarlo porque 1) no entendia nada y 2) empece a pensar por mi mismo.

 
At marzo 30, 2005 12:53 p. m., Anonymous R. said...

¡Eh, pero que lo de El País lo digo en serio! Acabo de comprobarlo, me ocurre con el de Werden, con un Tones y con El Palimpsesto. ¿Es cosa de mi máquina? Observo que tienen el http duplicado, pero no sé...

 
At marzo 30, 2005 1:00 p. m., Blogger Dr Zito said...

Sapristi! Esta usted en lo cierto! A mi no me sale El Pais pero me salen cosas raras. Me apresuro a arrglarlo. Y perdone la burla, que ya no se que va en serio y que no.

 
At marzo 30, 2005 1:04 p. m., Anonymous R. said...

En cualquier caso, hace vd. bien en no leer el RdL, ni se imagina la de panolis que han llegado a escribir para esa revista.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home