miércoles, julio 06, 2005

Darth Vaders del siglo XX (II): Norbert Wiener

Norbert Wiener es popularmente conocido como el padre de la Cibernética, el estudio de la comunicación y el control en los seres vivos y en las máquinas. El termino procede de su libro ”Cybernetics”, publicado en 1948, el momento en el que Wiener alcanza la cumbre de su carrera científica.

Wiener comenzó sus estudios universitarios en 1906, a la edad de once años, y se doctoró por Harvard en filosofía y lógica de la mano de Betrand Russell a los dieciocho. Sin embargo su visión del universo como un sistema fundamentalmente caótico y la rigidez que en su opinión caracterizaba a la lógica proposicional, le hicieron caer rápidamente bajo el influjo de la Matemática, que comenzó a enseñar en el MIT en 1919. Allí, llevaría a cabo importantes contribuciones al estudio del movimiento browniano y los procesos estocásticos (o aleatorios) en general.

Obsesionado con la idea de que el universo no es sino un gran torrente de desorganización, Wiener creía necesaria la creación de enclaves de orden que canalizaran y neutralizaran esa tendencia. Por aquel entonces, los científicos ya habían intuido que la auto-regulación era el necesario cimiento de ese orden. Pero fue él quien encontró la clave para construirlo: La información, o mejor dicho, su retroalimentación o feedback. De tal manera, Wiener definió a los seres vivos como sistemas auto-regulados que aprenden y se retroalimentan con información y que por tanto constituyen una isla en un mar de entropía (que podría definirse como el nivel de aleatoriedad en un sistema). En su opinión, esto dejaba claro que la identidad humana no puede estar encapsulada en la continuidad física (de hecho todas nuestras células cambian varias veces durante nuestra vida) y que los seres humanos, más que por carne y hueso, están constituidos por patrones de organización y flujos de información. Semejantes ideas influirían posteriormente a Marshall McLuhan y a la famosa antropóloga Margaret Mead, quien vería en los tabúes culturales una forma de transmisión de información destinada a la auto-regulación de la sociedad.

Desde ahí, llegar a pensar que la distinción entre hombre y máquina es una pura convención solo requería un simple paso mental. La memoria es tan solo un método de transferencia de información; los sentimientos, los mecanismos que gobiernan el aprendizaje. Una vez que se consiguiera entender cómo la información es creada, organizada y almacenada en los humanos, este conocimiento podría aplicarse al diseño de máquinas.

Este salto nació del notable esfuerzo científico de Wiener durante la II Guerra Mundial: En 1940, comenzó a utilizar la teoría de la probabilidad para predecir la posición de una aeronave enemiga que intentara evitar el fuego antiaéreo. Durante aquellos estudios, Wiener llegó a la conclusión de que la aleatoriedad e irregularidad de los movimientos de tal aeronave eran introducidos por el piloto y que por tanto para alcanzar su objetivo, era necesario modelizar su comportamiento: El piloto era un servo-mecanismo. Wiener comenzó a imaginar que el sistema antiaéreo perfecto lo constituiría una máquina capaz de cambiar su comportamiento basándose en previas observaciones de la aeronave, una máquina por tanto capaz de aprender, capaz de erigirse en un nuevo enclave contra la creciente entropía. Había nacido la asociación entre el sistema nervioso humano y las máquinas automatizadas que hoy en día nos es tan familiar.

Sus visiones de máquinas capaces de aprender y de imitar a los humanos causaron gran repercusión en las esferas militares. Pero Wiener, quien renunció a participar en el Proyecto Manhattan que desembocaría en la creación de la bomba atómica, había comenzado a vislumbrar las posibles consecuencias de aquello y decidió apartarse voluntariamente de la creación y desarrollo de la RAND corporation. Aquello probaría ser un error fatal porque le aisló definitivamente de la comunidad científica norteamericana, que por aquel entonces trabajaba casi exclusivamente en proyectos financiados por los militares, y permitió que figuras verdaderamente oscuras como John von Neumann llevaran a la Cibernética al reverso tenebroso de la ciencia con total impunidad.

En sus últimos años de vida, su pensamiento se hizo aun mas radical, probablemente atemorizado por la tremenda influencia intelectual que la identificación entre hombre y máquina parida por él estaba teniendo en los centros de poder. En Dios y Golem (1963) incluso llegó a predicar la posibilidad de que las máquinas se rebelasen algún día contra el ser humano. Y es que Wiener había heredado una línea de pensamiento que asociaba el liberalismo en lo humano con la auto-suficiencia en las maquinas y finalmente se había percatado de la contradicción inherente en esta filosofía, una contradicción que nutre la ansiedad contra las máquinas que percibimos en la cultura popular desde los androides de Philip K Dick a Skynet.

A su muerte en 1964, su “control y comunicación” era el catecismo de militares y políticos. Norbert Wiener se había convertido, involuntariamente, en un Darth Vader del siglo XX.

6 Comments:

At julio 07, 2005 10:48 a. m., Anonymous Amanda said...

Dr.Zito, usted cada día nos enseña cosas nuevas :)

 
At julio 07, 2005 11:17 a. m., Blogger Eki said...

El curso pasado hice una asignatura llamada Robots Basados en Comportamiento y la verdad es que todavía estamos a años luz de entender el pensamiento lo suficiente como para sintetizarlo en una máquina, pero aún así, hay algunas creaciones que presentan resultados sorprendentes para la sencillez de las mismas.

 
At julio 07, 2005 12:27 p. m., Blogger Dr Zito said...

Amanda, usted si que es un sol. Por cierto, ahora le enviare una cosilla a su segunda personalidad leucocita.

EKI: Toda la razon. Pienso que el trabajo de Wiener fue mas bien conceptual y fundacional. PEro ya hablaremos de la Turing Machine y del automata de Von Neumann, ya...

 
At julio 08, 2005 9:26 a. m., Anonymous wilbur mercer said...

Sin Norbert Wiener no hubiera sido posible el Tamagotchi. Y nuestro mundo no sería el mismo.

 
At julio 08, 2005 11:19 a. m., Blogger Dr Zito said...

jajajaja! tiene toda la razon don Wilbur.

Aunque si Wiener levantara la cabeza y vieras los Furbys...

 
At julio 09, 2005 3:41 p. m., Blogger werden said...

Estupendo como siempre, deben haberle sentado bien las vacaciones.

Oiga, la RAND Corporation es tristemente famosa por ser madre y tapadera de muchos proyectos secretos militares y blanco de conspiracionismos varios quien sabe hasta que punto con base real.

Aparece en experimentación con ondas cerebrales,(control mental, buen rollo inducido y arrastre al suicidio), armas de microondas y gaitas así.

En cuanto a la visión de Wiener de la dicotomia hombre-máquina y eso de que se rebelaran, bueno, siempre he mantenido que este tipo de furores acaban permeabilizando al gran público en muestras de la cultura popular. ¿Como de expresamente fueron estas ideas suyas mostradas? ¿hubo realmente calado social de ellas?

si le pillo por IRC ya hablamos de como caen reducidos, sesgados y hasta tergiversados complejos paradigmas científicos y de pensamiento al gran público, (yo mismo creía que sabía que decia McLuhan hasta que me puse con él). Es algo más interesante a estudio que las gilipolleces que entretienen a los antropólogos y sociólogos de ahora.

Por cierto, ¿le llegó eso?

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home